Bellezas Peruanas, perseverancia y pasión hechas arte

En Bazzar.pe nos encanta contar las historias detrás de cada emprendimiento. Hoy en #HistoriaDeBazzares conoceremos un poco más a Melissa Tupayachi, creadora de Bellezas Peruanas, una ingeniera química de profesión, pero artesana de corazón, que inició su negocio a partir de la búsqueda de un hobbie.

¿Cómo te llamas? Cuéntanos un poquito de ti.

¡Hola! Mi nombre es Melissa, tengo 39 años. Me gusta viajar, leer, caminar y siempre estoy buscando aprender cosas nuevas. Soy un poco tímida pero cuando entro en confianza todo cambia. Trabajé en la industria textil exportadora por mucho tiempo hasta que la vida me llevó a emprender mi propio negocio.

¿Cómo conociste Bazzar.pe?

Buscaba un lugar donde vender mis productos y encontré Bazzar.pe en la publicidad de facebook, entré y me gustó lo que ofrecían.

¿Qué soñabas ser de pequeña?

De niña yo quería ser muchas cosas; soñaba con ser escritora, pintora, investigadora, enfermera, periodista, actriz. En fin, en cada oficio o profesión encontraba algo que me emocionaba.

 

¿Desde cuándo surgió la idea de tu marca? ¿Cuándo la lanzaste?

Siempre me gustaron las manualidades, pero debo confesar que era muy torpe, intenté de todo: tarjetas en pergamino, cerámica al frío, peluches, costura, incluso tejido a crochet y un zapatito siempre quedaba más grande que el otro.

La joyería siempre me llamó la atención, así que busqué información. Los talleres de orfebrería o plata sólida requieren tiempo, inversión y espacio y no se adecuaban a mi ritmo de vida. Seguí buscando y encontré la joyería tejida, en poco tiempo y en prácticamente cualquier lugar podías aprender a elaborar tus propias joyas. Me inscribí entusiasmada, aunque también asustada. Pensé que iba a ser igual que siempre y que solo iba a ser un hobbie más, pero con paciencia y buen humor mis joyitas empezaron a tomar forma, a mejorar y a verse mejor con la práctica. Tuve suerte, encontré una gran profesora.

Todas las piezas que hacía las usaban mi mamá y mi hermana. Les empezaron a preguntar dónde las conseguían y mi mamá empezó a venderlas. Mi mamá es vendedora nata, y a las personas les gustaba el nuevo tipo de joyería que les presentábamos. Además al ser artesana se tiene la ventaja de trabajar junto al cliente y hacer las modificaciones que soliciten: colores, tamaños, formas.

El nombre “Bellezas Peruanas” ya lo tenía en mente. Quería crear una tienda con artesanías de todo el Perú, decidí usarlo como marca para mis joyas. A finales del 2015 creé una fanpage en la que tímidamente iba subiendo fotos, con el tiempo todo ha ido mejorando.

¿Qué te inspiró a crearla? ¿En qué te inspiras para hacer tu producto?

Mi familia siempre me ha apoyado, ellos me dieron el empujoncito para empezar con el negocio. La idea de ser tu propio jefe y disponer de tu tiempo también me motivó.

Cualquier lugar o situación puede ser fuente de inspiración. Cuando viajo me gusta ver los paisajes y sus colores, cuando veo a las personas pienso cual de mis joyas complementará su atuendo. También en los paseos en el centro cuando busco materiales.

¿Qué te gustaría conseguir con la venta de tus productos?

Me gustaría que las personas revaloricen lo nuestro y sobre todo los productos hechos a mano. Además, pronto pondré en acción los talleres de joyería tejida. Con ellos espero empoderar a las personas y que también puedan crear su negocio propio.

¿Qué problemas has tenido como emprendedor? ¿Cómo lo solucionaste?

Cuando empiezas tienes que hacer de todo un poco: la logística, el marketing, la fotografía, además del producto en sí. Al comienzo te falta tiempo para todo y trabajas más que en oficina, además para ir creciendo tienes que formalizarte y te ponen trabas en todos lados. Sin embargo, si sigues buscando información y llegas con las personas adecuadas puedes hacer crecer tu negocio de manera formal.

¿Qué te gusta de Bazzar.pe? ¿Qué crees que haría falta? ¿Qué esperas obtener de tu experiencia en Bazzar.pe?

La idea de un lugar para artesanos emprendedores me encantó. Además están contigo durante todo el proceso. Podrían hacer ferias o showrooms y también complementar los productos entre los bazzares, por ejemplo mis joyas podrían ir con los bazzares de ropa o de carteras. También podrían llegar a provincias.

Me gustaría que más personas conozcan mis productos, que las personas se interesen más por las cosas artesanales ¡Son únicas!

Un consejo para aquellas personas que tienen una idea pero aún no se atreven.

Que dejen el miedo a un lado y salgan de su zona de confort. No será fácil pero valdrá la pena.

¿Qué harías si mañana te despertaras y no existiera la plata? o ¿Qué harías si te levantas un día con 1 millón de soles en la cuenta?

Para mí la palabra “plata” representa la materia prima con la que trabajo así que buscaría un nuevo material para empezar. Si tuviera un millón de soles viajaría y seguiría haciendo o que más me gusta.

 

Gracias a Melissa pudimos ver un ejemplo más de cómo la perseverancia por encontrar algo que nos apasione siempre da frutos. Te invitamos a recorrer su bazzar y ver las lindas joyas que hace con tanto amor y dedicación.